Esta unidad se enmarca dentro de un trabajo más amplio llevado a cabo en torno a la didáctica de la Historia Contemporánea en Extremadura y, como puede observarse, su principal novedad radica en la introducción de documentos referidos a nuestra región dentro del aula, puesto que, en lo esencial, sus conceptos básicos suelen ser utilizados cotidianamente en la enseñanza de la Historia en general. Es decir, su interés radica la integración de los contenidos regionales en el currículo con una extensión similar a los de la Historia del conjunto del país. Y hablamos de integración y no de añadido porque ambos planos, el nacional y el regional, forman una unidad al supeditarse a los contenidos propios que la Historia, como disciplina científica, debe aportar a la Educación Secundaria, que deben ser la referencia obligada en cualquier situación de aprendizaje. Así,  la determinación de los contenidos de esa ciencia debe ser la primera cuestión a resolver cuando el profesor se plantea la enseñanza la Historia.

     En concreto, los conceptos sobre el movimiento obrero tienen un papel fundamental si se considera el pasado bajo el prisma del cambio y del conflicto como elementos básicos de la evolución de las sociedades

    Por otro lado, tratamos de utilizar la Historia funcionalmente, es decir, para que ayude al conocimiento de la realidad social en la actualidad y por ello nos centramos, con más asiduidad, en aquellos puntos que tienen una relación con el presente.

    Como novedad didáctica, se utiliza el ordenador para el aprendizaje de esta ciencia de una forma sencilla y que facilita dicho aprendizaje en la medida en que nos permite utilizar las potencialidades de las nuevas tecnologías.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     Marcar los objetivos de una unidad didáctica concreta significa tener presente los ya formulados en una programación más general y que deben hacer hincapié tanto en el aprendizaje de los contenidos conceptuales, como en los procedimientos y en las actitudes que con ella se pueden obtener en los alumnos.

    A falta de que se concreten los aspectos básicos del currículo referidos a Extremadura, dentro del nuevo marco curricular impulsado por el gobierno de la nación, hemos incluido la unidad en el 2º curso de Bachillerato (Historia), donde se hace un estudio de la Historia general de España desde la Prehistoria hasta los tiempos actuales. En concreto estaría en conexión con algunos de los Objetivos establecidos en dicho currículo:

 

"1. Identificar, analizar y explicar, situándolos en el tiempo y en el espacio, los hechos, personajes, problemas, etapas y procesos más significativos de la evolución histórica, común y diversa de España y las nacionalidades y regiones que la integran.

2. Distinguir y valorar los rasgos permanentes de los procesos de transformación y cambio en los diferentes períodos (...).

4. Expresar razonadamente ideas propias sobre aspectos básicos de la evolución histórica de España (y Extremadura).

6. Consolidar actitudes y hábitos de tolerancia (...)".

 

     Más concretamente, con esta unidad nos proponemos participar de los objetivos generales de la siguiente manera:

 

  Localizar los fenómenos históricos en el espacio, formulando razones de su distribución a través del análisis de mapas.

  Extraer información relevante de distintas fuentes de información: mapas, textos, gráficos, imágenes.

 Utilizar con propiedad el vocabulario propio de la Historia referido a estos fenómenos: anarquismo, socialismo, movimiento obrero, conflicto social, proletariado, huelga, sindicato, partido político, sociedades de resistencia...

 Distinguir los períodos relevantes de los inicios del movimiento obrero en Extremadura.

  Comprender las relaciones de causa-efecto entre las condiciones de vida de los grupos sociales y su reacción en los períodos críticos.

  Identificar las similitudes y diferencias de los hechos históricos en distintos planos: local, regional, nacional.

  Establecer relaciones significativas entre el pasado y su actualidad presente.

  Identificar los distintos agentes que intervienen en un conflicto, valorando su posición ante el mismo.

 Valorar la importancia que tiene el diálogo para la resolución de los conflictos sociales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

       Esta unidad procura integrar sus contenidos en dos de los temas propuestos por el currículo de Historia de España para 2º de Bachillerato como son La construcción del Estado Liberal (en uno de cuyos apartados se recoge "el arranque del movimiento obrero") y El régimen de la Restauración. Concretamente trata de que los alumnos y alumnas comprendan los siguientes aspectos:

 

  

 

Movimiento obrero. I Internacional. Conflicto social. Represión.

Causas estructurales y coyunturales que favorecen el nacimiento del movimiento obrero.

Condiciones de vida. Salario. Paro estacional. Campesino, jornalero, burgués. Motín. Crisis económica.

Anarquismo. Sociedades de Resistencia. Huelga. Reivindicación obrera.

La crisis económica de 1917 y la expansión de la conflictividad social. Sindicato. Partido político. Socialismo.

 

 

Extrae información relevante de distintas fuentes de información.

Desarrolla la capacidad de observación.

Identifica puntos de vista divergentes sobre el mismo tema.

Explica la distribución de los fenómenos históricos a través del análisis de mapas.

Interpreta relaciones significativas a través de textos históricos.

Relaciona los acontecimientos del pasado con el presente actual.

Aplica conceptos generales a situaciones concretas.

Compara situaciones distintas.

Búsca de información a través de distintos medios.

Expone puntos de vista personales.

 

 

 

Comprende las razones de las desigualdades sociales.

Señala la importancia del diálogo para la resolución de los conflictos.

Valora las expresiones e ideas contrarias con una actitud tolerante, constructiva y crítica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Es importante tener en cuenta en esta unidad que el papel del profesor continúa siendo esencial en las actividades del aula. De tal manera que su labor no sólo consiste en informar sobre cómo realizar los ejercicios, sino también en la exposición de los conceptos generales sobre los que se realizan. Para dichos conceptos generales se puede usar la pequeña introducción que aparece al principio de cada página, pero se aconseja, además, que se haga una completa relación con los principios generales de la disciplina y su plasmación en la Historia de España. Dicho de otra manera, la explicación de contenidos generales (movimiento obrero, huelga, sindicato, anarquismo, socialismo, conflicto social) es fundamental para su asimilación a través de la aplicación a casos concretos que en nuestro ejemplo son España y Extremadura. Para ello puede utilizarse el libro de texto o apuntes, con profusión de los mapas conceptuales que se han revelado eficaces para el aprendizaje de contenidos históricos. 

    Por decirlo en pocas palabras, la meta no sólo consiste en aprender la Historia de Extremadura, que también, sino sobre todo en entender los mecanismos que rigen los hechos sociales del pasado y darles una funcionalidad para entender el presente.

    Las actividades de los alumnos se enfocan como un laboratorio en el que aplicar los conceptos generales y sirven, esencialmente, para asimilar estos principios y obtener los procedimientos y las actitudes planteadas en los objetivos. En este sentido, el procedimiento fundamental es conseguir en el alumno la capacidad de relacionar las variables que intervienen en los distintos hechos sociales, relacionar planos distintos de la realidad y asumir el papel de los agentes que intervienen en ellos. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     Como queda dicho, la unidad está pensada para llevarla a la clase de 2º de Bachillerato dentro del programa general de Historia de España. Habida cuenta de que dicho temario se compone de 16 temas, de los cuales 8 corresponden a la Historia propiamente Contemporánea y de que esta unidad recorrería un período largo de la misma (Sexenio y Restauración -entre 1868 y 1923-), podemos entender que dedicaríamos aproximadamente 8 clases a esta unidad, insertada dentro de los mencionados temas. Téngase en cuenta que, en el momento de proponer estas tareas, ya se deben haber visto algunos conceptos recurrentes en la unidad (la desamortización y sus resultados sociales, conflictividad social, revolución burguesa, el partido republicano federal y su aproximación a los trabajadores) y que algunas de las actividades que aquí se proponen se realizan fuera del período escolar (las de búsqueda de información). Lógicamente, también se presupone que el alumno dispone de los conocimientos informáticos esenciales para manejar un navegador de Internet y hacer más rápidamente las tareas.

 

 

CLASE ACTIVIDAD MATERIALES REALIZA

Presentación de la unidad. Ideas previas Torbellino de Ideas Profesor-Grupo 

Explicación de Conceptos

Mapa Conceptual

Profesor

Inicios del Movimiento Obrero. El Sexenio.

Ordenador

Alumno

Explicación del profesor

Condiciones de vida

Mapa Conceptual

Ordenador

Profesor

Alumno

4ª, 5ª

Explicación del profesor

Crisis de 1898

Mapa Conceptual

Ordenador

Profesor

Alumno

6ª, 7ª

Explicación del profesor

La expansión: 1917.

Mapa Conceptual

Ordenador

Profesor

Alumno

Resolución dialogada de conflictos

Actividades de Evaluación

Debate

Actividades

Grupo

Profesor-Alumno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     El elemento esencial para la evaluación de los alumnos es la realización de los trabajos que se proponen en las distintas pantallas que componen la unidad didáctica. Dicho trabajos se prefieren que sean realizados en el cuaderno de actividades, concediendo con ello importancia a la escritura y la expresión de los propios pensamientos. En ellos se puede observar la consecución de los objetivos expuestos, aunque especialmente se hará hincapié en:

 

  El grado de asimilación de los contenidos conceptuales.

  La capacidad para el establecimiento de relaciones entre las variables que intervienen en los hechos históricos.

  El trabajo diario y el orden de las exposiciones.

 

    Una segunda labor de valoración consistirá  en la observación en el aula, donde podremos evaluar el interés de las actividades y la comprensión de los conceptos, de la misma forma que el debate. En estos cursos superiores, se puede proponer también una prueba de asimilación de conceptos tradicional en el que se valore la comprensión de los mismos.

 

  

 

    La idoneidad de la unidad vendrá dada de un análisis de los materiales elaborados por los alumnos, tanto en su capacidad para establecer relaciones como vehículo para entender los conceptos. Del mismo modo se tendrá en cuenta la observación en el aula, estudiando el interés de los distintos ejercicios, motivación, participación y realización de las tareas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BAUMEISTER, M.: Campesinos sin tierra. Supervivencia y resistencia en Extremadura (1880-1923), Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, 1996.

BOHOYO, I.: Situación socioeconómica y condiciones de vida en la provincia de Badajoz (1880-1902), Badajoz, Universitas Editorial, 1984.

CAMACHO CABELLO, J. (1985a): "Aproximación al movimiento obrero en la provincia de Badajoz. 1918-1920". Badajoz, REVISTA DE ESTUDIOS EXTREMEÑOS, XLI, II, págs. 369-385.

CARAPETO MATEOS, J.: “Cambios sociales y movimientos obreros durante el siglo XIX”, en VARIOS: Historia de la Baja Extremadura, Vol. II.: De la época de los Austrias a 1936, Badajoz, Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, 1986.

GARCÍA PÉREZ, J.; SÁNCHEZ MARROYO, F.; MERINERO MARTÍN, Mª. J.: Historia de Extremadura, tomo IV: Los tiempos actuales, Badajoz, Universitas Editorial, 1985,

MACÍAS GARCÍA, P.: “La incidencia de la presencia del campesinado alentejano en la conflictividad y el desarrollo de los movimientos obreros en la provincia de Badajoz a comienzos del siglo XX”, en CAYETANO ROSADO, M. (coord.): “O pelourinho”. Encuentro de relaciones Alentejo-Extremadura en el siglo XX, Badajoz, Ayuntamiento de Badajoz, 1996.

MOLANO, A.: El Movimiento Obrero en Montijo, Badajoz, Edición del PCE de Montijo, 1982.

RAYA TÉLLEZ, J.; CARAPETO MATEO, J.: “El movimiento obrero en Badajoz. Aproximación a sus orígenes”, en ALMINAR, Nº 9, noviembre de 1979.

REY VELASCO, F. (1998): "El movimiento obrero en Extremadura en el tránsito del siglo XIX al XX". Badajoz, REVISTA DE ESTUDIOS EXTREMEÑOS, LIV, II, págs. 675-700.

SÁNCHEZ MARROYO, F.: Sindicalismo agrario y movimiento obrero (Cáceres, 1906-1920), Cáceres, Aula de Cultura de la Caja de Ahorros y M. De P. De Cáceres, 1979.

SÁNCHEZ MARROYO, F.: “Aproximación a la historia del movimiento obrero y campesino de Extremadura (1868-1936)”, en ALCÁNTARA, Nº 1,  1984, Enero-Abril.

SÁNCHEZ MARROYO, F.: Movimientos populares y reforma agraria. Tensiones sociales en el campo extremeño durante el sexenio democrático (1868-1873), Badajoz, Diputación Provincial, 1992.