Aunque con cierto retraso respecto a otras regiones de España, en Extremadura también vamos a asistir al nacimiento y expansión del Movimiento Obrero. Entendemos éste como el conjunto de actividades prácticas y concepciones teóricas surgidas en el seno de la clase trabajadora en su enfrentamiento con la burguesía, que se concretan en la formación de organizaciones propiamente obreras (asociaciones, partidos políticos, sindicatos) que lideran el movimiento. Así pues, se trata de la manifestación principal del conflicto creado con la implantación de la sociedad burguesa y que, en nuestra región, al igual que sucede en las zonas del sur del país, tendrá como primera característica el ser un movimiento eminentemente agrario, nacido de las condiciones de vida de los jornaleros del campo, aunque en muchos momentos se mezclen con los problemas de los pequeños campesinos, ya sean propietarios o arrendatarios.

    Este trabajo ocupa el período comprendido entre 1868, con la gestación de las primeras organizaciones, hasta 1923, cuando se produce la consolidación de las organizaciones del movimiento obrero y el aumento de sus simpatizantes, que hacen de él un fenómeno de gran influencia en la vida política española y de nuestra región.

   Inicia el recorrido por estas páginas con la ayuda del marco de la parte superior.