INTRODUCCIÓN
 

       En esta página presentamos una manera de introducir el cómic en el aula de Ciencias Sociales. Aunque no se trata propiamente de un trabajo con el ordenador, utilizado únicamente en la búsqueda de información, su poder educativo nos ha movido a incluirlo en la web.

       En realidad, forma parte de un Proyecto Comenius que el I.E.S. Bárbara de Braganza de Badajoz ha desarrollado, durante los años 2002-2005, con la Escola Secundária “Don Sancho II” (Elvas, Portugal), Istituto Técnico Comerciale Statale “Ferrini-Franzosini” (Verbania, Italia) y Gimnazyum  Nº  36 (Varsovia, Polonia). Por ello, es en ese contexto de colaboración donde deben entenderse los cómics realizados por los alumnos. Los profesores del Bárbara de Braganza que han participado en dicho proyecto pertenecían a distintos departamentos didácticos, lo que ha facilitado la realización de las tareas:

       Todos ellos, de una manera o de otra, han aportado su tiempo y esfuerzo en llevar a buen puerto esta iniciativa. Lógicamente, aunque el objetivo esencial del Proyecto era el cómic, alrededor de él se han realizado otras actividades: visitas a exposiciones y festivales de Cómics, relaciones con los alumnos de otros centros, etc.

       Las ventajas de la utilización de historietas en las clases ha sido satisfactoria y, en especial, deseamos destacar algunas de sus ventajas, sin entrar en profundidades metodológicas, que el lector podrá encontrar en la bibliografía que se expone en otro apartado:

- Implica la utilización de distintos lenguajes (escrito, plástico), lo que obliga a la colaboración entre profesores de distintos departamentos.

- Incrementa la motivación en el alumnado.

- Facilita el desarrollo de diversas capacidades: comprensión, interpretación, síntesis, sentido temporal y espacial, indagación...

     Los ejemplos recogidos en esta página han sido realizados por distintos profesores durante sus clases (Fermín Rey, Sixto Galán y Matilde Rodríguez).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MÉTODO

- Objetivos.

     Deseamos destacar, en primer lugar, que es una experiencia poco usual en Secundaria y Bachillerato, dado que se utiliza más en las aulas de Primaria. Por otro lado, al formar parte de un proyecto más amplio, los temas elegidos tuvieron que adecuarse a los acuerdos entre los distintos centros. De ahí que varíen de un año a otro: en 2002-2003 tratamos sobre monumentos significativos de nuestro entorno (Alcazaba de Badajoz y Teatro Romano de Mérida); en 2003-2004 se trabajó sobre las obras de El Lazarillo de Tormes y el teatro de García Lorca; finalmente, en 2004-2005 debíamos abordar un aspecto de cada uno de los otros países participantes.

     El objetivo principal era mostrar la validez del cómic como recurso en las aulas y que sirviera, además, como vehículo de comunicación entre personas procedentes de distintas culturas. En nuestro caso particular, al ser la primera vez que lo utilizábamos, deseábamos probarlo como instrumento de desarrollo del currículo de la materia de Historia. Esta integración permitiría conseguir algunas metas como la búsqueda de información sobre el tema elegido, la comprensión e interpretación de textos historiográficos, la comunicación de resultados... De forma general, el cómic ha utilizado como pretexto, especialmente para motivar al alumnado en el aprendizaje de conceptos históricos.

- El papel del profesor.

     Lógicamente, al ser una técnica que pocos alumnos habían trabajado, la primera tarea consistió en ofrecer sencillos conocimientos sobre la estructura del cómic y su lenguaje. Para ello nos servimos de distintas páginas webs que ofrecen información de manera amena y aportamos también ejemplos de cómics ya realizados sobre aspectos históricos. Con ello, procurábamos que el alumno tomara alguna referencia en la que basarse.

     A continuación se exponían las normas de confección del material, sujeto a unos límites rígidos para homogeneizar el trabajo de los distintos participantes del proyecto: número mínimo de viñetas, utilización de colores, textos incorporados, trama de la historia, tiempo de realización...

     Finalmente, se entregaban los materiales necesarios para la elaboración del cómic: imágenes de monumentos y personajes de la época tratada, bibliografía y enlaces en internet...

- El trabajo del alumno.

     Tras la búsqueda de información (bibliográfica y a través de Internet), que se acompañó cuando fue posible de una visita a los lugares señalados en cada tema, los alumnos realizaban el guión. En este aspecto se concedía gran libertad, pues se podía escribir desde una narración que abarcara un período amplio, hasta un episodio concreto y puntual del tema tratado.

     En la confección del cómic también se daba flexibilidad para formar grupos o realizarlo individualmente, aunque en cualquiera de los casos todos debían intervenir en las distintas fases.

- Valoración.

     Aunque la evaluación se realizaba también mediante la observación del trabajo de los alumnos en el aula, el elemento principal fue la producción en las distintas fases en las que se dividía su elaboración: búsqueda de información, guión (elemento esencial) y confección del cómic. Éste último, era considerado el resultado final y, para darle un enfoque global, se valoraban todos los aspectos implicados: lingüísticos, plásticos y los propiamente históricos.

      Si bien en los primeros trabajos tardamos bastante tiempo, posteriormente, afinando el proceso y delimitando bien los temas, descubrimos que era sencilla su realización y que el alumnado, en general, tenía una disposición favorable hacia ellos.

 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
BIBLIOGRAFÍA. CONTENIDOS EN INTERNET.

     Aportamos aquí una referencia a los trabajos más citados sobre la utilización del cómic en el aula y a las páginas que nos han servido para la confección de los mismos.